fbpx

¿Qué es la Ley de Usura o Azcárate?

La Ley de Usura, también conocida como Ley Azcárate, es una ley del siglo XIX, concretamente del 23 de julio de 1908, cuyo nombre oficial es Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios.

Es una Ley que sigue vigente hoy en día, y que determina cuando hay usura en los tipos de interés de préstamos y tarjetas revolving, y que el Tribunal Supremo aplicó en la sentencia de nulidad de intereses de una tarjeta Wizink, del 4 de marzo de 2020.

ley de usura revolving

Regulación de la usura

La Ley de la Usura trata de evitar las condiciones leoninas que los usureros imponían en los préstamos, buscando una protección del usura ciudadanos y consumidores antes los abusos del tipo de interés impuesto en préstamos.

Se regula por la Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios, conocida como Ley de Usura o Ley Azcárate.

La nueva Ley de Enjuiciamiento Cicil del año 2000 (Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil), deroga los artículos 2, 8, 12 y 13 de la Ley de la Usura, pero los principales artículos siguen vigente y de máxima actualidad por la usura de los intereses de tarjetas revolving.

Artículo 1º de la Ley de usura

«Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.»

«Será igualmente nulo el contrato en que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera que sean su entidad y circunstancias. Será también nula la renuncia del fuero propio, dentro de la población, hecha por el deudor en esta clase de contratos.»

Artículo 3º de la Ley de usura

«Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.»

Artículo 9º de la Ley de usura.

Lo dispuesto por esta ley se aplicará a toda operación sustancialmente equivalente a un préstamo de dinero, cualesquiera que sea la forma que revista el contrato y la garantía que para su cumplimiento se haya ofrecido

Jurisprudencia Ley de usura

En 2015 el Tribunal Supremo en sentencia del 25 de noviembre de 2015, anuló un préstamo con un tipo de interés del 24% por considerarlo usurario,​ al ser más del doble del interés medio ordinario en operaciones de consumo, y la sentencia del Tribunal Supremo del 4 de marzo de 2020, anuló un contrato de tarjeta revolving Wizink, por entender que un 27% era usurario, aun comparándolo con el tipo medio de los intereses de tarjetas revolving que se sitúan en un 20%, siendo ya muy elevados.

¿Cuándo el interés es usurario?

Los magistrados del Supremo, conforme a la Ley de represión de la usura, entienden que unos intereses remuneratorios del 27,24% en una tarjeta Wizink, son usurarios por ser notablemente superiores a lo normal. Entendiendo como normal para hacer la comparación, con el tipo medio que publica el Banco de España de tarjetas revolving que se sitúa entorno al 18% -19%. Entendiendo que este tipo de interés ya es muy elevado, por lo que encima de este sería usurario y el caso de llegar a un 27%, el Tribunal Supremo lo considera usurario e inadmisible.

Pero también habrá usura en los intereses de préstamos o microcréditos, cuando superen la media de los intereses de créditos al consumo a menos de 5 años, que varía entorno al 6% – 8% TAE. Podemos concluir que prácticamente todos los microcréditos y préstamos rápidos son usurarios, ya que los interesen son notablemente superiores a estos porcentajes, llegando a aplicar intereses desorbitados del 3000% TAE.

Usura intereses de tarjetas revolving

Las tarjetas revolving tiene unos intereses muy elevados que suelen superar el 20% TAE. Si el tipo medio de las tarjetas revolving se sitúa entorno al 18%-19% conforme a las tablas publicadas por el Banco de España, podemos llegar a la conclusión de la mayoría de las tarjetas revolving tienen usura en su intereses, ya que supera con creces este porcentaje, y así lo confirman las numerosas sentencias de los Juzgados de toda España, siguiendo el criterio del Tribunal Supremo y aplicando la Ley de usura.

En estas tarjetas el saldo deudor se va recalculando todos los meses, dando lugar a situaciones, donde la cuota mensual es prácticamente todo intereses y se amortiza una cantidad muy pequeña. Para salir de esta situación, es posible presentar reclamación para anular los intereses por usura.

Consecuencia de la usura en una tarjeta o préstamo

La usura tiene como consecuencia la nulidad del contrato y por ello la nulidad de los intereses y comisiones, por lo que sólo hay que devolver las cantidad dispuesta por el préstamo o la tarjeta, SIN INTERESES ni comisiones.

El reconocimiento de la usura se puede conseguir por medio de una reclamación a la entidad bancaria y si esta es rechazada es necesario presentar demanda en el Juzgado, para que se reconozca esa usura mediante sentencia.
Se puede conseguir reducir la deuda pendiente de préstamos y tarjetas y recuperar todos los intereses pagados, teniendo incluso la entidad bancaria devolver dinero pagado en exceso por la aplicación de intereses usurarios.

Caducidad y prescripción de la usura

La reclamación de la usura en un préstamo o tarjeta revolving no está sometida a plazo de caducidad o prescripción, puesto que se trata de una nulidad absoluta o radical del contrato con intereses usurarios y por lo tanto no sometido a plazo alguno.

Se puede reclamar la nulidad de un contrato por usura aunque se haya amortizado en su totalidad o ya esté cancelado. Es posible reclamar la usura de intereses de tarjetas revolving, préstamos y microcréditos en cualquier momento, pudiendo conseguir la nulidad de préstamos y tarjetas y y sólo tener que devolver el principal sin intereses.