Si recibiste del Juzgado un demanda de Estrella Receivables, esto te interesa:

¿Qué puedo hacer?
¿Debo presentar oposición monitorio Estrella Receivables?

Si recibiste del Juzgado un monitor de Estrella Receivables. No te agobies, no es el fin, y se puede hacer mucho por evitar un ejecución y que te acaben embargando.

Vamos a explicártelo con un caso real, pero cambiando el nombre del afectado. Explicando cómo oponerse a la demanda de este fondo buitre, y cómo puede conseguirse que la desestimen y no tenga que pagar nada.
Pero además es posible que el Juzgado reconozca el derecho a recuperar todos los intereses pagados. Con lo que en el caso que te vamos a contar, pasó de deber 8.198 euros a que le devolviese 2.727 euros al anularse los intereses de tarjeta de crédito, de la cual le estaban reclamando la deuda.

El caso de Pedro

Pedro, recibió una notificación del Juzgado, que decía algo como, Procedimiento Monitorio nº 350/2019, de una empresa llamada Estrella Receivables, que desconocía por completo quienes eran, pero que le reclamaban 8.198 € de una tarjeta BARCLAYS del año 2001.

Cuando creía que el banco ya se había olvidado de la deuda, que no pudo pagar en su momento, y que Pedro, recordaba que no llegaba a los 5.000 euros. Malas noticias, llega la notificación del Juzgado. Estrella Receivables le reclama ahora más dinero.

Estrella Receivables Ltd, es un fondo buitre, con sede en Irlanda,  que se dedica a comprar deudas a bajo precio a las entidades bancarias. Presenta monitores, sabiendo que en un alto porcentaje, el deudor ni siquiera contesta, y esto les permite poder pasar a fase de ejecución y embargo de bienes, cuentas y nómina o ingresos. Además en el monitorio reclaman, la deuda con intereses y comisiones y en la fase de ejecución lo engordan con más intereses y costas de abogado y procurador hasta un 30% adicional.

Oposición monitorio Estrella Receivables con Asesority

Pedro buscó en Google que podía hacer, y encontró a Asesority, especializados en reclamaciones bancarias. Se puso en contacto por email con nosotros y le explicamos que, tenía varias opciones:

1º Pagar la deuda, pidiendo dinero prestado a algún familiar o intentar conseguir un préstamo bancario.
2º No hacer nada, y esperar a que llegasen los embargos, que además serian casi de por vida,
3º Alegar cláusulas abusivas y oponerse al monitorio, es decir, pelear, por lo injusto de la situación que le había llevado a endeudarse.

Es importante, recordar la las tarjetas con pago aplazado, de muchas entidades tienen intereses superiores al 24%, que acaban haciendo un bola de nieve, ya que las cuotas mensuales, generan más intereses que el principal que se amortiza, con lo cual la deuda nunca se termina de pagar.

Parecía claro que la mejor solución era pelear, sobre todo después de revisar la solicitud de la tarjeta Barclay, que él no había pedido y  que un comercial se la colocó sin saber muy bien cómo.

Comprobamos que el tipo de interés que le aplicaron era del 26,82%. Y que las condiciones venían en letra diminuta, casi ilegible, en el reverso del documento que firmó. Esa letra pequeña que no respecta los derechos de los consumidores, y que alguien diseñó así, precisamente para que pasase desapercibida, con la única finalidad de aumentar las ganancia del banco.

Está claro que las empresas son para ganar dinero, pero con transparencia y cumpliendo la normativa, no todo vale.

Además tras revisar los extractos aportados por Estrella Receivables, pudimos comprobar que Pedro había dispuesto de 13.412 euros durante todo el tiempo que tuvo la tarjeta, pero ya había pagado 16.139 euros.

Presupuesto para oposición monitorio Estrella Receivables

El presupuesto para oponerse al monitorio era sencillo, 100 euros, pero probablemente derivaría en un procedimiento ordinario  al ser la cuantía reclamada superior a 6.000 €.

Le recomendamos a Pedro, oponernos al monitorio y presentar reconvención, es decir demandar a Estrella Receivable y reclamarle todo lo pagado de interese y comisiones, en total unos 2.727 euros. El presupuesto subía a 500 euros, con posibilidad de fraccionar el pago inicial; y si ganásemos, las costas que se obtuviesen. Dejamos firmado un documento con las condiciones y nos pusimos a trabajar para cumplir los plazos.

Presentamos escrito de alegaciones y demanda de reconvención, pidiendo la nulidad del contrato de tarjeta de crédito por falta de transparencia de las condiciones generales del contrato debiendo tenerse por no incorporadas válidamente, y subsidiariamente se por considerar usurarios los intereses remuneratorios.

Procedimiento judicial

Tres meses más tarde se celebró audiencia previa, donde el fondo pidió el interrogatorio de Pedro, y ambas parte aportaron sentencias de diversos casos similares. Y se fijó fecha de juicio, para casi dos meses después.

Cuando se enteró Pedro que tendí que declarar en juicio, le entró el pánico, pero le explicamos que no se preocupase, solamente tenía que responder a las preguntas con la verdad por delante, y ya teníamos muchas sentencias anulando los intereses de tarjetas.

En día del juicio todo fue muy rápido, Pedro contestó las preguntas que le hicieron, y los abogados hicimos breve conclusiones. Visto para sentencia, ahora a esperar.

La sentencia fue muy rápida, apenas una semana. Pero lo mejor era su contenido y fallo.

Fallo sentencia

«DESESTIMO íntegramente la demanda interpuesta por ESTRELLA RECEIVABLES LTD contra D. PEDRO, y absuelvo a la demandada de los pedimentos de contrario, imponiendo las costas a la actora.
ESTIMO íntegramente la demanda reconvencional presentada por D. PEDRO contra ESTRELLA RECEIVABLES LTD, y condeno a la demandante reconvenida al pago a la demandada reconviniente de la cantidad de 2.727,46 euros, así como al pago de las costas.

«En el caso de autos es prácticamente imposible la lectura del documento, en lo que se refiere a las condiciones generales porque la letra es de una medida, no deben de superar el milímetro, que hace que el texto sea legible y comprensible.
Además de que cuando trata sobre una condición esencial del contrato, cual es el precio, se encuentra embebida entre otras cláusulas sin que se advierta de su importancia.»

Habíamos ganado, Pedro no tenía que pagar lo 8.198 euros a que le reclamaban, y le iban a devolver 2.727 euros, con una doble condena en costas a Estrella Receivables. No dudó en ponernos 5 estrellas en las valoraciones de Google y darnos las gracias por solucionar su problema.

Nosotros, tan contentos como Pedro, nuestro trabajo había ayudado a nuestro cliente Pedro, cobraríamos la doble condena en costas, y podíamos contarlo en nuestro blog para que más gente afectada, conociese el caso, y tuviese una esperanza para dar la vuelta  una deuda de tarjeta de crédito, y a una demanda recibida.