ncg banco
El Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Pontevedra con sede en Vigo, entiende que NCG Banco no debe abonar a un cliente las cantidades pagadas en exceso, por aplicación de la cláusula suelo en su hipoteca, lo que se conoce como efectos retroactivos.
La demanda fue presentada en febrero de 2013 y en el suplico se pedía la nulidad de la cláusula suelo y la devolución de todo lo pagado como consecuencia de la aplicación de dicha cláusula a lo largo de la hipoteca. Pero, mientras se tramitaba la demanda, el Tribunal Supremo (sentencia de 9 de mayo de 2013), decide que son nulas las cláusulas suelo de las hipotecas de NCG Banco, pero no procede aplicar la restitución recíproca (art. 1.303 CC), y por lo tanto no hay efectos retroactivos, en referencia a la devolución al cliente de todo lo pagado en exceso.

El juez de Vigo, adopta el pronunciamiento del Tribunal Supremo, al entender la firmeza de la no retroactividad y considerar que la resolución del TS es jurisprudencia, a pesar de ser una única sentencia.
Resulta cuanto menos curioso, ya que hace unos días el Juzgado de lo Mercantil nº2 de Pontevedra, consideró que si procedía la devolución del dinero, en dos casos idénticos al de Vigo. (Noticia 28/11/13 El Correo Gallego) (Noticia de La Voz de Galicia 27/11/13) (Noticia Pontevedraviva.com 071213)

Mientras tanto, se plantea la opción de recurrir la sentencia, a la espera de que Audiencia provincial de Pontevedra fije su posición, pero todo se complica con las tasas judiciales y la posible condena en costas.

Lo que está pasando con sentencias en ambos sentidos, tanto de juzgados de primera instancia, como Audiencias provinciales, es generar una inseguridad a los clientes afectados por la cláusula suelo, que no se resolverá hasta el el Tribunal Supremo vuelva a pronunciarse sobre este tema, algo que puede tardar meses. Y esto favorece a la banca, que sabe que las sentencias en su contra serán un continuo goteo, y mientras tanto no devuelven el dinero de cláusulas suelo nulas, lo que les lleva a ahorrarse importantes cantidades de dinero, ganadas de forma ilegal e inmoral, abusando de sus clientes.

Sentencia Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Pontevedra (sede Vigo) de 16/12/13

David Alfaya Massó. Abogado