Es posible recuperar el dinero de bonos subordinados presentando demanda.

El Grupo Banco Popular tampoco se salva de los abusos bancarios cometidos a clientes minoristas. Y es que, al igual que otras entidades, también ellos animaron a muchos particulares la suscripción de productos tóxicos. En este caso, los denominados “BONOS SUBORDINADOS CONVERTIBLES”, ofreciéndolos como un producto ventajoso, sin riesgo y con alta rentabilidad.

Lo que la inmensa mayoría de los afectados no sabían era que se trataba de productos altamente complejos y que requerían de profundos conocimientos financieros, y lo peor de todo, que podían generar grandes perdidas.

Tras el revuelo mediático surgido en relación a las participaciones preferentes y obligaciones subordinadas de otras entidades, el Banco Popular se limitó a decir, para tranquilidad de muchos afectados, que los Bonos Subordinados que ellos comercializaban, nada tenían que ver con estos productos. No obstante, en mayo de 2.012, la entidad bancaria manifestó a sus clientes que perderían más de un 60% del dinero que habían depositado si no canjeaban dichos bonos por otros que, a su vez, se convertirían forzosamente en acciones en el mes de noviembre de 2.015.

Ante este panorama tan desolador, la inmensa mayoría de los afectados aceptaron el canje en 2.012, encontrándose en la actualidad con unos Bonos que se convertirán en acciones del Banco Popular y que, teniendo en cuenta la cotización de la acción, supondrá una pérdida de más del 70% del dinero inicialmente invertido.

Desde nuestra experiencia, y a la vista de las sentencias favorables que hemos obtenido en el despacho, recomendamos a todos los afectados por los Bonos Subordinados del Banco Popular a que no dejen pasar la oportunidad de recuperar su dinero. Y es que la vía judicial es la única solución para obtener, no sólo la totalidad del capital depositado en estos productos, sino también el interés legal generado desde la suscripción de los mismos. En este sentido, los distintos Juzgados y Tribunales están estimando las demandas presentadas, declarando la nulidad de los contratos suscritos, con la obligación de las partes de restituirse las prestaciones, y la consiguiente condena en costas a la entidad bancaria.

Yolanda Fernández Fernández
David Alfaya Massó
Abogados Asesority