No pagar el peaje de la autopista AP9 a AUDASA no implica sanción de Tráfico

El pasado verano concretamente el 22/07/12, me desplazo con mi vehículo desde Vigo hasta Pontevedra por la autopista AP-9 acompañada de mi familia. Apenas entrar en la autopista me encuentro una retención, lo que impide circular a la velocidad propia de la vía y retrasa los 22 km. desde Vigo hasta Pontevedra, en cerca de 1 hora.

Una vez más AUDASA no cumple con sus obligaciones, no existiendo señalización alguna antes de entrar a la misma, que avisa de tal circunstancia y que permita decidir si continuar la marcha o buscar otra alternativa de trayecto o aplazar el desplazamiento. Al llegar al peaje de Figueirido (Vilaboa), le comunico lo ocurrido a la trabajadora encargada del cobro del peaje; su respuesta fue abandonar la cabina de cobro de peaje en la cual se encontraba y avisar al encargado, que me pregunta si no voy a pagar, a lo que respondo que no, diciéndome que tiene orden de no dejar pasar a nadie sin pagar y seguidamente procede a bajar la barrera posterior, dejando el vehículo inmovilizado, con una barrera delantera y trasera. A partir de ese momento desvía a los vehículo que van llegando al peaje a otras cabinas.

Ante tal actuación, llamo a la Guardia Civil, alertando de la situación y pidiendo auxilio, por encontrarnos retenidos en el vehículo. Tras esperar media hora, y una vez personada la unidad de Tráfico de la Guardia Civil, me piden que de marcha atrás y estacione el vehículo en el margen derecho de la vía, próximo al edificio administrativo, tras lo cual me solicitan la documentación del vehículo e identificación personal, para posteriormente sancionarme por “Parar el vehículo obstaculizando la circulación o creando peligro para otros usuarios” (Art.91.1. RD 1428/2003), indicando en observaciones que circula por autopista de peaje debidamente señalizada como tal, y una vez que llega a la cabina de peaje correspondiente, el conductor del turismo se niega a efectuar el pago del servicio de autopistas, produciendo grave retención y perjuicio del resto de usuarios que utilizan esa misma vía.

Seguidamente la Guardia Civil me indica que me dirija a la cabina más próxima, a la cual ya han avisado ellos y que me permitirán pasar sin pagar el peaje. Conclusión lo importante es SANCIONAR, lo de pagar o no el peaje es secundario, y lo más importante disuadir a cualquiera que tenga la intención de no pagar el peaje.

Tras denunciar ese mismo día lo hechos en la Guardía Civil de Pontevedra, el 9/8/12 presenté denuncia en el Juzgado de Instrucción de Cangas, por apreciarse en los hechos indicios racionales de criminalidad que podrían ser constitutivos de un delito de coacciones, previsto y penado en el artículo 172 del Código Penal, y delito de detención ilegal, previsto y penado en el artículo 163 del Código Penal, acordando la incoación de las oportunas diligencias para el esclarecimiento de los hechos.

Los presuntos hechos delictivos (detección ilegal y coacciones) cometidos por AUDASA y sus empleados, son los que llevan a la interpretación incorrecta por parte de los agentes de Tráfico de la Guardia Civil, que acaban denunciándome por parar el vehículo y obstaculizar la circulación o creando peligro para otros usuarios, cuando en realidad el parar el vehículo en el peaje y no poder proseguir la marcha, tras comunicarle a los empleados de AUDASA la intención de no pagar el peaje por dar un servicio incorrecto, es consecuencia de la forma de proceder de los empleados de AUDASA, que impiden mediante barreras delantera y trasera continuar la marcha del vehículo, reteniendo a cuatro personas en contra de su voluntad.

Los agentes de la Guardia Civil dicen porceder conforme al protocolo de actuación de las unidades de la Agrupación der Tráfico ante la negativa de los conductores al abono de los importes debidos en los puntos de peaje de las autopistas. Protocolo que se pide como prueba en la fase de alegaciones a la sanción, al desconocer esta parte la existencia del mismo, conforme al deber que impone la Ley a los agentes de la autoridad de aportar todos los elementos probatorios con el fin de evitar la indefensión que se produciría para esta parte en caso contrario.

Finalmente la Jefatura Provincial de Tráfico de Pontevedra, en fecha 27/03/13, notificada a esta parte el 24/05/13, resuelve que a la vista de la actuaciones practicadas en el expediente se llega a la conclusión de que en el caso que se examina se han dado determinadas circunstancias que determinan la improcedencia de imponer la sanción, lo que lleva a revocar la resolución impuganada dejando sin efecto la sanción impuesta.  Eso sí, del protocolo de actuación solicitado no sabemos nada.

A la espera de que el Juzgado se pronuncie sobre la existencia o no de los presuntos delitos cometidos por AUDASA y sus empleados, queda claro que en situaciones de retenciones de vehículos en la autopista, no se puede sancionar a los conductores que se nieguen a pagar el peaje, siendo obligación de AUDASA avisar de dicha situación antes de entrar en la vía, y en todo caso deben abrir los peajes. Lo que no puede permitirse es que en situaciones límites con retenciones kilométricas, algo que viene siendo habitual en los veranos gallegos, AUDASA se niegue a dejar de cobrar los peajes, causando mayor retención y un perjuicio irreparable a los usuarios. Recordemos que AUDASA en el ejercicio 2012 declaró unos beneficios de 30,9 millones de euros.

David Alfaya. Abogado

Resolución Jefatura Provincial de Tráfico de Pontevedra revocando sanción por no pagar peaje autopista AUDASA.