La demanda colectiva de ADICAE se convierte en un obstáculo para los perjudicados por la cláusula suelo

Nuevo varapalo para los perjudicados por la cláusula suelo, y es que en diversos Juzgados se están paralizando los procedimientos de cláusula suelo instados por particulares por apreciar la concurrencia de LITISPENDENCIA. Y ello tiene su fundamento en la existencia de una demanda colectiva interpuesta por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros de España (ADICAE) en representación de más de 9.000 afectados y dirigida contra 101 entidades bancarias, en la que se solicita la nulidad de esa misma estipulación, y de la que está conociendo el Juzgado de lo Mercantil núm. 11 de Madrid (Juicio Ordinario nº 471/10).

En este sentido se ha pronunciado recientemente la Audiencia Provincial de Barcelona mediante Auto de fecha 9 de octubre de 2.014. Entiende la referida Audiencia Provincial que habiéndose iniciado una acción colectiva, no puede iniciarse una acción individual que verse sobre el mismo objeto, esto es, la nulidad de la cláusula suelo. Y, en todo caso, lo resuelto en la acción colectiva vinculará a todos los afectados, tanto si el resultado es favorable como adverso.

Lo que a primera vista puede apreciarse como una buena noticia para los miles de perjudicados por la cláusula suelo, la realidad no deja lugar a dudas, pues la demanda colectiva presentada por Adicae hace más de dos años se está convirtiendo en un grave obstáculo para quienes quieran iniciar acciones individuales solicitando la nulidad de la cláusula suelo incluidas en sus préstamos hipotecarios.

Además, a todo ello hay que añadir que el procedimiento que se sigue ante el Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid no deja de estar exento de polémica por los muchos contratiempos que se están produciendo. Varios cambios de juez y el último y sorprendente revés se ha producido por la desaparición del procurador de Adicae en el naufragio que tuvo lugar en agosto en Indonesia, lo que ha supuesto la paralización del procedimiento, a la espera de que decisión se toma para nombrar a un procurador sustituto, con el apoderamiento todos y cada uno de los afectados por la demanda colectiva; y para dar una salida a los plazos finalizados para contestar los requerimientos del Juzgado, al estar desaparecido el procurador personado en el procedimiento.

Así las cosas, las entidades financieras se están amparando en esta macro demanda para paralizar las demandas individuales, consiguiendo de este modo prolongar, si cabe, la agonía de los miles de perjudicados por la cláusula suelo, que se encuentran desamparados y a la espera de un pronunciamiento que, a la vista de los hechos, se prevé largo y lento.

En todo caso, y aun suponiendo que el Juez acordase la suspensión del procedimiento por apreciar la concurrencia de litispendencia, habría que solicitar como medida cautelar la inaplicación de la cláusula suelo, en tanto no se resuelva por resolución firme el procedimiento que se está dirimiendo en los juzgados de Madrid.

No obstante, como en todo lo que rodea a la cláusula suelo, existe disparidad de criterios entre los distintos Juzgados y Tribunales. Y en este sentido, hasta la fecha, y en lo que concierne a la provincia de Pontevedra, la Audiencia Provincial y los diferentes Juzgados de lo Mercantil, no están admitiendo la excepción procesal de litispendencia alegada por las entidades bancarias.

David Alfaya Massó. Abogado
Yolanda Fernández Fernández. Abogada