Como regalo de navidad y año nuevo para las empresas de menos de veinticinco trabajadores, y con efectos 1 de enero de 2014, el Fondo de Garantía Salarial deja de pagar al trabajador una parte de la indemnización en caso de despido objetivo, que deberá asumir íntegramente la empresa.

Hasta la fecha, de conformidad con el artículo 33.8 del Estatuto de los trabajadores, en los contratos de carácter indefinido celebrados por empresas de menos de veinticinco trabajadores, cuando el contrato se extinga por las causas previstas en los artículos 51 y 52 de esta Ley o en el artículo 64 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, el Fondo de Garantía Salarial abonará al trabajador una parte de la indemnización en cantidad equivalente a ocho días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores al año. No responderá el Fondo de cuantía indemnizatoria alguna en los supuestos de decisiones extintivas improcedentes, estando a cargo del empresario, en tales casos, el pago íntegro de la indemnización.

El cambio de criterio se produce, mediante una disposición final (la Quinta) en la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2014, publicada en el BOE el 26 de diciembre de 2013; por medio de la cual, con efectos de 1 de enero de 2014 y vigencia indefinida, se suprime el apartado 8 del artículo 33 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

En nuestra opinión, es criticable la medida por una doble razón, en primer lugar por que se deja de ayudar a las pymes y micropymes, en situaciones difíciles que les obligan a tomar la decisión drástica de despedir a trabajadores por causas objetivas, con independencia de la posible picaresca o fraude que cometen algunos empresarios. Esto llevará a más situaciones de insolvencia empresarial, que finalmente tendrá que asumir FOGASA. Y en segundo lugar por la forma de realizar esta supresión, sin previo aviso, explicación, ni debate y colándolo en la aprobación de los presupuestos del Estado para el 2014.

Feliz año 2014 y esperemos que las cosas mejoren para todos, especialmente para los 6 millones de desempleados.

David Alfaya Massó. Abogado