20130709-231247.jpg

Oferta de compra del Fondo de Garantía de Depósitos de las acciones de los preferentistas. El plazo termina el 12 de julio.

Estos días los clientes de NCG Banco con participaciones preferentes y obligaciones subordinadas de las desaparecidas Caixanova y CaixaGalicia, tienen que tomar una dura y difícil decisión, vender o no al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) las acciones que desde el 1 de julio y por resolución del FROB, se transformaron sus preferentes y subordinadas.

La cuestión no es fácil de resolver, pues la venta de acciones, con una doble quita que puede llegar al 63%, puede dificultar la reclamación judicial de la diferencia o simplemente dar por perdido el dinero. Hay que tener en cuenta que los juzgados están estimando mayoritariamente las demandas de nulidad de contrato por vicio en el consentimiento, motivado por la falta de información en la comercialización y el perfil de consumidor ahorrador y no inversor de los clientes. Pero una vez que se vendan las acciones al FGD, no podemos saber lo que fallarán los tribunales, por mucho que NCG Banco y su Director de asesoria jurídica aseguren que aceptar la oferta de compra del FGD no impide reclamar por la diferencia. Eso ya lo sabemos, lo que nadie puede afirmar es el resultado de esa reclamación, la razón es que trata de una situación nueva no enjuiciada hasta la fecha y donde influirán muchos factores, como el acto confirmatorio que puede suponer la venta de las acciones, el litisconsorcio pasivo del Fondo de Garantía de Depósitos, la imposibilidad de devolver las preferentes o subordinadas objeto de contrato nulo, o la falta de legitimación activa. Y en caso de solicitar la anulabilidad, la prescripción de los 4 años puede ser un impedimento y por otra parte demandar reclamando responsabilidad por daños, es abrir una ventana a lo desconocido.

Algunos Colegios de abogados ya mostraron sus dudas al respecto de la venta y posterior reclamación judicial; pero cada afectado tendrá que tomar su decisión y en mi opinión vender las acciones, dependerá de los siguientes factores:

1. Tipo de producto y fecha de emisión, lo que condiciona la quita en el canje automático por acciones.
2. La necesidad del dinero por parte del cliente.
3. Si existió vicio en el consentimiento y se puede probar.
4. Y por supuesto conocer perfectamente los riesgos y costes de la vía judicial.

Esta situación es claramente una encerrona del banco o del FROB, que es lo mismo y una nueva estafa amparada en el miedo a perderlo todo y las prisas en cerrar el asunto, a lo que añadiremos el gran interés de NCG Banco para que todo el mundo acepte la oferta del FGD, de este modo se saca de encima a los molestos preferentistas y se ahorra mucho dinero, ya que en el peor de los casos solo devolverá la diferencia no cobrada por los afectados del FGD, vía arbitraje o sentencia judicial.

Por ultimo decir que por todo lo expuesto, entiendo que una vez vendidas las acciones al FGD, y aún presentando escrito de disconformidad, la vía judicial aunque evidentemente sigue abierta, como no se cansan de repetir los empleados de NCG y medios de comunicación, tiene muchas posibilidades de no prosperar y no recuperar la diferencia de dinero. Y sinceramente espero equivocarme.

Y dejo un pregunta en el aire, en caso de estimarse demanda de nulidad de contrato una vez vendidas las acciones al FGD ¿Quien asume la quita del 13,8% del FGD, el banco que nada tiene que ver con ella o el FGD que ni siquiera es parte en el procedimiento?

David Alfaya Masso.
Abogado