¿Cuando presentar Demanda de preferentes y subordinadas?

Este mes de septiembre los Juzgados de Vigo y A Coruña se reforzaron con la creación de un Juzgado especializado en participaciones preferentes y subordinadas, la razón era la previsión de un aluvión de demandas. Pero la realidad es bien distinta en los primeros 10 días de mes, apenas una veintena de demanda en Vigo. ¿Qué esta pasando? ¿Por qué no se presentan más demandas? Las razones son bien sencillas y se puede concretar en:

1. Tasas judiciales (modelo 969) iniciales para presentar demanda por un importe de 300 €, en caso de un procedimiento ordinario y un 0,10% de la cantidad reclamada, eso sí con un descuento del 10% si se presenta por medios telemáticos.

2. Provisión de fondos de abogado y procurador (no siempre se pide), pero puede llegar a suponer, dependiendo del despacho de un cantidad más o menos elevada. Es más que recomendable solicitar un presupuesto previo, por escrito, y una vez aceptado firmar un contrato con lo pactado entre abogado y cliente, para evitar sorpresas finales y planificar los pagos. Algunos despachos funcionan con un presupuesto cerrado fijo y otros con una Cuota Litis (porcentaje en función del resultado) y por desgracia otros no dicen nada hasta el final del procedimiento.

3. Miedo a ser desestimada la demanda, como consecuencia del canje obligatorio y la venta voluntaria pero cuasi obligatoria al Fondo de Garantía de Depósitos para recuperar parte del dinero perdido. Las sentencias hasta el 12 de julio de 2.013, fecha tope de venta de acciones de NCG Banco S.A. al FGD, fueron mayoritariamente a favor de los clientes de preferentes y subordinadas, y por qué no decirlo de los estafados; pero ahora estamos ante un escenario algo diferente y hay que esperar a que los diferentes Juzgados se vayan pronunciando y en especial a tener una sentencia de alguna de las Audiencias Provinciales gallegas.

4. Desconfianza de los nuevos Juzgados especializados, creados solamente para esta finalidad (preferente y subordinada) en Vigo y A Coruña y de los jueces nombrados para desempeñar tal responsabilidad. Si bien es cierto que los procedimientos se pueden agilizar un poco y bajar de los 10-12 meses actuales, tendremos sentencias prácticamente iguales, ya que será el mismo juez/jueza quien resuelva el asunto. En principio eso no tiene por qué ser malo, a no ser que empiece una avalancha de sentencias desestimatorias.

5. Y por último, la condena en costas, es algo muy importante a tener en cuenta, ya que una desestimación de la demanda puede llevar aparejado una condena en costas, teniendo que pagar al abogado y procurador de la entidad bancaria, según honorarios del Ilustre Colegio de Avogados que corresponda, además de los honorarios de su propio abogado y procurador. Y ya empieza a haber sentencias desestimatorias con condena a en costas a los preferentistas. A modo de ejemplo decir que una reclamación de 10.000 € supondría una costas judiciales de aproximadamente 1.761,00 € de abogado y 351,97 € de procurador.

Con todos estos elementos es como para pensárselo mucho si presentar demanda o dar por perdido el dinero. En mi opinión, y lo que parece más razonable, es esperar para ver como se desarrollan los acontecimientos, estudiar las sentencias que vayan saliendo en los próximos días y semanas, y después una vez analizado caso por caso y los detalles de la comercialización de los productos bancarias, que al fin y al cabo es lo fundamental, presentar demanda.
Hay que recordar que mediante la demanda se busca la nulidad del contrato por vicio en el consentimiento, al no informar correctamente a los clientes de las verdaderas características de estos productos y sus riesgos, aunque también existe la posibilidad de entenderlo como un indemnización por la responsabilidad de la entidad, en una defectuosa comercialización de productos complejos, no adecuados para ahorradores.

Todos tenemos claro que fue una gran estafa, aun casi nadie se atreve con la vía penal, pero lo que si queremos es que las personas engañadas por Caixanova y Caixagalicia puedan recuperar el 100% de su dinero.

Muchos ánimos y todavía hay esperanza, o justicia o ambas cosas.

David Alfaya Massó.
Abogado