20131014-002806.jpg
El running está de moda, o al menos eso parece cuando llegas a los cuarenta.
Empece a correr hace dos años y apuntarme a la carreras populares es un motivación para salir a correr. Normalmente corro entre 5 y 10 km. y en algunas ocasiones algo más cuando se trata de preparar alguna media maratón. Cuando corro hay siempre algo en común, se sufre, se pasa mal, te cansas y en cuanto te recuperas, ya estas pensando en la próxima carrera.
Entonces, por que correr y pasarlo mal?, pues creo que simplemente porque inmediatamente después de sufrir y agotarse viene una sensación de satisfacción, de bienestar, de haber alcanzado un objetivo, o como dicen algunos de superar un límite.

Creo que es importante en la vida, fijarse objetivos, que sean factibles, aunque suponga acercarse al límite. Nos hace sentirnos vivos, con ganas de superarse y de luchar por algo.
En mi trabajo, como abogado y asesor de empresas, también es imprescindible fijar unos objetivos, no sólo económicos, sino de forma de trabajar, de responder a las expectativas de los clientes, de mejorar e innovar, de ser más eficiente y conseguir una mayor rentabilidad, de conseguir clientes nuevos y sobre todo trabajar con motivación e ilusión, la misma que el día anterior a una carrera o justo sobre la línea de salida, unos segundos antes de empezar la carrera.

Correr sirve para recuperar fuerzas y motivación para el siguiente objetivo, sea laboral, familiar, personal o deportivo. Es como sí el cansancio y el sufrimiento para llegar a la meta, fuesen a la vez la energía para el siguiente reto, como un ciclo de la motivación, cuando más trabajas por conseguir algo, más ganas tienes de plantearte el siguiente reto.

También es cierto, que la vida te suele complicar las cosas, es fácil encontrar una excusa para no ir a correr, igual que es fácil tirar la toalla en un proyecto antes incluso de empezar. La constancia es algo fundamental, como hormiguitas ir preparando la siguiente carrera, trabajando día a día, sin grandes palizas, compaginando descanso con trabajo y sin atracones de última hora.

Para correr hay que motivarse cada día, igual que para trabajar y para vivir.

David Alfaya Masso. Abogado y runner.