image

Cuando parecía que los afectados o estafados por preferentes y subordinadas de NCG Banco, estaban a punto de solucionar su problema y recuperar al menos en parte el dinero, y como colofón final de esta macro estafa o despropósito intencionado, hay que enfrentarse a un duro canje con doble quita incluida, de forma voluntaria recuperando migajas del dinero ahorrado o forzosa a cambio de acciones o estampitas de escaso valor.

Son muchas las dudas que surgen entre clientes y plataformas de afectados, medios de comunicación y abogados, y cada uno se va respondiendo como puede.
Quien lo tiene muy claro es el banco y sus empleados, “No hay ningún problemas en firmar el canje y transmnitir las acciones con la quita correspondiente, recuperando algo del dinero y después, el que quiera reclamar la diferencia, acude a la vía judicial”, pero ¿es esto verdad? me temo que no, y más bien es una estrategia perfectamente dirigida para sacar de encima a lo molestos preferentistas, dándoles una limosna para que se callen, y otra vez más con falsa expectativas.
El Colegio de Abogados de Pontevedra, en una nota pública advierte que: “La firma del documento de aceptación de la oferta de canje conlleva la aceptación pura,  simple  e  irrevocable  de  sus  propios  términos,  sin  que  el  FROB  admita  las  aceptaciones que se cursen en documentos distintos a  los aprobados por éste, ni que incorporen enmiendas y/o textos añadidos distintos de las firmas del cliente. Por  tanto,  esta  aceptación  puede  conllevar  que  el  cliente  de  la  entidad  pierda irremediablemente  la  posibilidad  de  seguir  reclamando  judicialmente  con  éxito  la diferencia  entre  lo  percibido  en  el  proceso  de  liquidez  y  la  cantidad  total comprometida con el Banco”.
¿A quién hacer caso entonces? al banco, a los medios de comunicación que siguen las instrucciones de este, al Colegio de Abogados, al despacho de abogados de reconocido prestigio o al consejo sabio y con sentido común del abuelo. Sólo el tiempo nos dirá quien tenía razón, lo que esta claro es que de NCG Banco no hay que fiarse demasiado; los medios de comunicación en muchos casos están carentes de objetividad y los abogados advierten que la vía judicial puede complicarle para los que acepten la oferta de canje.
Cada uno que tome su decisión, quizás, lo de mejor pájaro en mano que ciento volando, sea la solución, aunque después de recibir la llamada del banco con su oferta de canje, alguno pensara en apretar la mano lo más fuerte posible con el pájaro dentro, el director de la oficina y a toda la panda de directivos con sus jugosas indemnizaciones.
La última cuestión de vital importancia es, si soy valiente y estoy muy enfadado, o simplemente no quiero más tomaduras de pelo, paso de la oferta de canje y presento demanda en el Juzgado, previo pago de tasas judiciales; tener un sentencia favorable no significa recuperar el dinero. NCG Banco en su afán de seguir siendo la pesadilla de los gallegos, empezó a recurrir las sentencias y lo que es peor a no cumplirlas, es decir, obligan a presentar demanda ejecutiva y embargo de bienes, a los que el juez les dio la razón. Que pasa ¿Están por encima de la justicia?. ¿Cual es el objetivo de todo esto? Parece que como buen deudor, el objetivo es ganar tiempo y esperar un milagro, que en este caso se traduce en liquidación de la entidad o venta por un euro a cualquiera que pase por allí, previa patente de corso o derecho de pernada, de no ejecutar las sentencias favorables a los clientes afectados, con la complicidad del FROB, del gobierno y de la UE.
Ante este panorama, hay que seguir luchando cada uno como pueda o como sepa, pero la conclusión es que somos un rebaño en manos de unos indeseables y los que nacimos o crecimos con la democracia, y pensábamos que vivíamos en un país serio, estamos completamente decepcionados. No hay seguridad para nuestros ahorros y lo que es peor la justicia no es igual para todos.
David Alfaya Masso. Abogado