Abusos bancarios

El contexto económico actual ha puesto de manifiesto la negligente actuación de las entidades bancarias en la comercialización con clientes minoristas. Muchos afectados por estas actuaciones se han visto abocados a la vía judicial como único medio para poner fin a los abusos bancarios, y las recientes sentencias de los distintos juzgados y tribunales vienen a confirmar esta mala praxis, reconociendo la nulidad de múltiples contratos celebrados con consumidores.
Centrándonos en las CLÁUSULAS ABUSIVAS incluidas en las escrituras hipotecarias, podemos definirlas como aquellas que no habiendo sido negociadas individualmente, causan un desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes. Si bien es cierto que la cláusula suelo es la que afecta a un mayor número de clientes, no es por ello la única. Existen otras muchas estipulaciones incorporadas a las hipotecas que perjudican gravemente a los prestatarios, entre ellas, las declaradas nulas por la Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de fecha 14 de mayo de 2.014. Por eso es muy recomendable revisar detalladamente la hipoteca que tengamos suscrita con el banco y comprobar si estamos siendo víctimas de alguna cláusula abusiva. A modo resumen podemos enumerar las siguientes:

1) CLÁUSULA SUELO: Es aquella que viene a limitar las bajadas del tipo de interés, de manera que aunque el tipo de interés de referencia baje, éste nunca podrá resultar inferior al límite mínimo establecido en la hipoteca, causando así un perjuicio a los consumidores. Son muchas las sentencias que declaran nula la cláusula suelo, entre otras, la reciente Sentencia del Juzgado de lo Mercantil Nº3 de Pontevedra, con sede en Vigo, de fecha 2 de mayo de 2.014 que reconoce, además de la nulidad de la cláusula, los efectos retroactivos desde el 9 de mayo de 2013, fecha en la que el Tribunal Supremo sentenció que la cláusula suelo de la entidades NCG Banco, BBVA y Cajamar eran nulas.
2) CLÁUSULA QUE REFERENCIA EL TIPO DE INTERÉS VARIABLE AL IRPH: Aunque es el Euribor el índice de referencia más habitual, existen otros índices como el IRPH, cuya aplicación resulta más gravosa para los prestatarios.
3) CLÁUSULA DE RESOLUCIÓN ANTICIPADA DEL PRÉSTAMO POR LA ENTIDAD DE CRÉDITO, por las siguientes causas: a) Si por cualquier motivo no pudiera inscribirse esta escritura en el plazo de tres meses. b) Falta de pago de cualquiera de los vencimientos de intereses o cuotas de amortización, incluidos todos los conceptos que la integran. c) Por incumplimiento de cualquiera de las cláusulas del contrato.
4) CLÁUSULA QUE FIJA LOS INTERESES DE DEMORA ABUSIVOS. Por encima del 12% siempre se considerarán abusivos.
5) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS GASTOS PROCESALES POR EL INCUMPLIMIENTO DE SU OBLIGACIÓN DE PAGO.
6) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTATARIA LOS ARANCELES NOTARIALES Y REGISTRALES. En caso de que se aplicasen las normas reglamentarias, tales gastos se distribuirían equitativamente entre ambas partes.
7) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS TRIBUTOS QUE GRAVAN EL PRÉSTAMO HIPOTECARIO, SIN DISTINCIÓN DE NINGUNA CLASE.
8) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS GASTOS DERIVADOS DE LA CONSERVACIÓN DEL INMUEBLE HIPOTECADO, INCLUIDO EL SEGURO DE DAÑOS. Resultando abusiva cuando se incluye la estipulación por la que la entidad financiera se reserva la elección de la compañía aseguradora con la que el consumidor debe contratar.
9) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA CUALQUIER OTRO GASTO O SERVICIO NO SOLICITADO. De manera que será abusiva cualquier estipulación por la que se imponga al prestatario la contratación de servicios complementarios o accesorios no solicitados.
10) REDONDEO AL ALZA DEL TIPO DE INTERÉS.
11) CONTRATACIÓN DE SEGURO DE VIDA. Otro de los abusos bancarios se produce cuando la entidad financiera impone al prestatario la contratación obligatoria del seguro como requisito para la concesión del préstamo, e incluso solicitando su cobro en una única cuota para evitar que a lo largo de la vida del préstamo, el cliente pueda cambiar el seguro a otra entidad.

No obstante, las cláusulas abusivas incluidas en las escrituras de préstamos hipotecarios no son las únicas actuaciones de las entidades bancarias que demuestra su mala praxis y el abuso de su situación de superioridad frente al cliente, pues en los últimos años han salido a la luz productos complejos que fueron comercializados con clientes sin conocimiento financieros. Es el caso de las PARTICIPACIONES PREFERENTES, OBLIGACIONES SUBORDINADAS o SWAPS (o contrato de PERMUTA FINANCIERA “IRS”). Y en este sentido es importante resaltar que los Tribunales de Justicia, están declarando nulos aquellos contratos celebrados con clientes en los que no ha sido facilitada la información suficiente para prestar un consentimiento válido.

SWAP (permuta financiera o IRS). Las entidades bancarias, durante años, han recomendado a clientes minoristas que, paralelamente a la suscripción de un préstamo hipotecario, formalizaran este producto, presentándolo como un seguro para cubrir las variaciones, especialmente subidas, del tipo de interés variable del préstamo suscrito.

El resultado , tras la bajada de los tipos de interés y el Euribor a partir del año 2009, fue muy perjudicial para los clientes, que se vienen en la obligación del pago de unas liquidaciones de cuantía significativa, que de forma adicional debían pagar al banco además de la cuota hipotecaria.
Todos estos abusos de las entidades bancarias, parten de su posición dominante y de la incorrecta o inexistente información a los clientes en el momento de contratar los diferentes productos. Normalmente años más tarde, los clientes se acaban enterando de lo que realmente contrataron.
Además debemos recordar que es una obligación del banco informar correctamente y de forma clara y precisa a los clientes minoristas, ya que la Ley les otorga ese derecho como consumidores, por ser la parte débil de la contratación, normalmente carecer de conocimientos financieros y no disponer de la información privilegiada de las entidades bancarias.
Esa falta de transparencia a la que nos tienen acostumbrados en los últimos años, está probable llegando a su fin, pero para ello es necesario seguir presentando reclamaciones y en muchas ocasiones acudir a la vía judicial para defender los derechos que como usuarios de la banca tenemos.
Son muchos los progresos que se están consiguiendo en esta larga lucha contra las entidades bancarias. Y así lo demuestran las últimas leyes que se han promulgado en beneficio de los consumidores:
DACIÓN EN PAGO COMO ALTERNATIVA A LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA (Real Decreto-Ley 6/2012 de 9 de marzo), en el caso de que el deudor cumple determinados requisitos, como que se trate de la única vivienda del deudor.
SUSPENSIÓN, DURANTE 2 AÑOS, DE LOS DESHAUCIOS SOBRE VIVIENDAS HABITUALES DE AQUELLAS PERSONAS ENCUADRADAS EN LOS SUPUESTOS DE ESPECIAL VULNERABILIDAD (Ley 1/2013, de 14 de mayo).
OPOSICIÓN A LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA POR EL CARÁCTER ABUSIVO DE LAS CLÁUSULAS DEL CONTRATO (Ley 1/2013, de 14 de mayo).

David Alfaya Massó. Abogado
Yolanda Fernández Fernández. Abogada